NUESTRA TIERRA: Decepción

 

Desde la Revista El Campanillo nos enorgullece presentaros a  Froilán de Lózar, Publicista-Escritor y redactor, entre otras cosas de la sección “La Madreja” del Diario Palentino y del libro “La mas bella canción de la Naturaleza”.

 

También es periodista del blog Orígeness.

 

 

decepción

 

De la euforia a la decepción sólo hay un paso.  Y aquí ya lo hemos experimentado muchas veces. En 2007 se rompieron las negociaciones entre Eduardo Peralta, el descubridor de La Loma, en Santibáñez de la Peña y los responsables de la Consejería de Cultura de Castilla y León. Lo recordaba mi amigo Javier Castrillo Salvador, presidente de Ardetama.

 

El castro de la Loma, para quien no lo sepa todavía, es el mayor exponente en cuanto a conocimiento sobre las guerras cántabras se refiere. En opinión de sus descubridores, se trataría del castro más importante aparecido en la comarca del Alto Carrión, ocupado durante la IIª Edad del Hierro por una comunidad de cierta importancia. En 2007, la asociación Ardetama presenta ante la Diputación y la Junta de Castilla y León un proyecto para que continúen los trabajos en tan importante asentamiento, pero nadie ha contestado siete años más tarde.

 

Yo les sugiero que vuelvan a depositar los escombros en su sitio, que lo tapen, que lo archiven, que lo olviden, porque se ha demostrado ya ampliamente, que en esta tierra no hay dirigentes con suficiente empaque ni responsabilidad para darle un tratamiento justo.

 

Déjenlo ustedes como estaba hasta que vengan gentes que lo valoren de verdad, que lo muestren con el mismo orgullo que otras comunidades muestran la escultura más insignificante, que lo expongan como se merece para que los turistas del futuro aprecien en toda su dimensión lo que nos fue legado por la historia.

 

Lo de la desidia de esta administración no tiene parangón con ninguna otra. Estamos retrasando años luz nuestra salida de este túnel y sólo se aprecia el lamento y la resignación. De los alcaldes y vecinos de los pueblos depende en buena medida que los de arriba comiencen a moverse.