EN BUENAS MANOS: Cambios

cambios

Cambios. Tiene que haberlos, pero se supone que a mejor. Hace meses, ya se comentó sobre la cuestión de las subvenciones, tan proclamadas y tan poco solicitadas. ¿ Porqué ?. La respuesta aunque puede parecer simple es muy compleja. Hace años, pedías la solicitud, la cumplimentabas, aportabas licencia de obras y presupuesto, acta, CIF y certificado banco, y si cumplimentabas todo, que era laborioso, pero relativamente fácil, tenía derecho la comunidad a una subvención a fondo perdido.

 

Cuestión distinta era lo que podía obtener cada propietario que solicitaba la subvención, puesto que en función de la documentación que presentaba, tenía derecho a la misma, en mayor o menor cantidad.

 

Ahora no. En primer lugar tienes que estar muy atento a cuando salen publicadas, ya que dan únicamente un mes para que la puedas presentar, y si se te pasa, ya has perdido la subvención. Pero no sólo es eso. Sino que se piden muchos más documentos y condiciones que tienes que cumplir, amén de que los propietarios tienen que firmar y facilitarte datos personales: DNI, referencia catastral, etc., con lo que de por sí, ya cuesta que los propietarios quieran solicitarla, y claro, esto cuando se presentan solicitudes, aunque no viene en las bases, si tiene su importancia, a la hora de valorar por quienes las revisan a la hora de puntuar.

 

En consecuencia, están surgiendo empresas que se vienen especializando en sacar adelante las subvenciones. No se las regalan, se las trabajan, pero claro a cambio de una remuneración. Esto a veces, les cuesta entenderlo a los propietarios, porque en seguida sale la frase típica: “ que lo solicite el administrador, que para eso cobra.” Y puedo afirmar, por que han sido muchos años en que he hecho este trabajo, que antes, dentro del poco tiempo que tenías, lo presentabas y lo sacabas adelante, encima sin cobrar nada.

 

Actualmente, esto es imposible. Es muy compleja la documentación a presentar y son muchos los requisitos a cumplir, cuando no dependen de ti sólo, sino que son numerosos quienes intervienen: los propietarios, diez, veinte, cuarenta o sesenta, según sea la comunidad, presupuestos, informe de evaluación del edificio, etc, etc. De ahí que nuestra obligación como administradores sea la de informar, pero para solicitarlas lo mejor es contratar con las empresas especializadas que no te pueden dar el cien por cien de resultados, pero si un porcentaje muy alto de obtener la misma. Por eso, hay que ir cambiando y dejar a los especialistas hacer su trabajo, naturalmente siempre con nuestra colaboración, puesto que si no es así, no se llega a buen puerto.