EN BUENAS MANOS: Por fin llueve

por fin llueve

Por fin llueve. Aunque de tormenta y claro, las inundaciones en  locales, sótanos y garajes son numerosas. A las pocas horas, ya te llaman por cuanto se han atrancado las arquetas o los canalones, con el consiguiente mensaje para que se saque el agua, se desatranquen las arquetas y se ponga en marcha la bomba o se repare. Esto es lo más habitual, después de tanto tiempo sin llover, y sobre todo si hay tormenta.

 

Pero, aunque parecen consecuencias inevitables, en muchas ocasiones, si puede prevenir o al menos corregir parte de los daños, con un buen mantenimiento de los canalones con la correspondiente limpieza de los mismos y las bajantes, que se suelen taponar con hojas, palomina, plásticos, etc, Se ha llegado a encontrar escombros en la cubierta del edificio, dejados a propósito por algún “buen vecino”, de cuando ha hecho obras en su casa, que naturalmente obstruyeron la bajante.

 

Todas estas operaciones de limpieza deben de hacerse con cierta periodicidad, y para ellos son los propios vecinos y cargos de la comunidad los que deben de comunicar al administrador para que cada tres, cuatro o seis meses se mande limpiar las bajantes y arquetas. Con un pequeño mantenimiento cada cierto tiempo, se evitarán muchos daños futuros. Y aunque los seguros cubren los posibles daños, es mejor siempre prevenir que curar.