EL RINCÓN DE FORTU: Cada Mochuelo a su olivo

cada mochuelo a su olivo

 Aunque todavía es verano y hay gente que en este mes de septiembre puede cogerse las merecidas vacaciones. La mayoría del personal ya está de vuelta en sus lugares habituales. Después de la semana, quince días o el mes que se ha estado de cambio en el pueblo, se toma con más fuerza el quehacer cotidiano. Aunque hay gente que sufren síndromes postvacacionales.

 

Que esto no lo entienden los mayores de los pueblos. Ellos que antes trabajaban todo el año, primero en el campo, la ganadería y completaban con un trabajo en la mina. Ellos no tenían síndrome, ni vacaciones. Y consiguieron dejarnos a unos más y a otros menos,  parte de lo que ahora disfrutamos cuando venimos al pueblo, todos los años.

 

Así que esperaremos otros once meses para volver a encontrarnos de nuevo la mayoría el próximo verano. Pero para ir haciendo algo de boca, mejor pensemos que pronto viene San Martín y este año cae en sábado.